967 590 053 / 669 562 302 albacete.ab@agrupaciones.psoe.es

Historia

En esta sección podrás conocer la historia de nuestra Agrupación Municipal, que atesora ya una trayectoria de 42 años, que ha sintetizado para este espacio el doctor en Historia Antonio Caulín, que desempeña la responsabilidad de gestionar el área de Memoria Histórica en la Comisión Ejecutiva Municipal del PSOE de Albacete.

 

Aproximación a la historia del Partido Socialista Obrero Español de Albacete

Antonio Caulín Martinez

Secretaría de Libertades Públicas y Memoria Histórica

Partido Socialista Obrero Español en Albacete

Rafael López Cabezuelo

Presidente de la Agrupación Local del PSOE (2015-2018)

I. FUNDACIÓN del PSOE. Siglo XX.

El PSOE fue fundado por Pablo Iglesias en Madrid, el 2 de mayo de 1879, el partido hermano alemán nacería dos años atrás en 1863 y el francés posteriormente en 1902. Sin embargo, la penetración de las ideas socialistas tardaría en llegar a la recóndita Castilla de los caciques, al menos hasta a principios del siglo XX.

Albacete conocería el socialismo tras la proliferación de las “sociedades obreras”, unidas a las de los jornaleros del campo. Una de las más activa estuvo situada en Almansa, hacia 1910.

Pablo Iglesias, visitó a los albañiles socialistas de Albacete en 1912, dando un impulso a la agrupación local del PSOE y a las Juventudes Socialistas. A nivel provincial, sólo dos años después se contabilizaron siete agrupaciones locales, y en la Casa del Pueblo de Albacete se estableció la Federación Provincial de Sociedades Obreras, presidida por Manuel Fraile, Secretario Local del partido. En parangón con el crecimiento del PSOE, en 1918 se fue implantando la UGT.

Hacia 1920, en el Ayuntamiento de la Capital, contaba con algunos concejales influenciados por el ideario socialista. Dos años después se vivieron las reivindicaciones del socialismo sindical, que impulsó una huelga en la construcción en mayo de 1922 y otra de trabajadores de “La Pajarita” por los bajos salarios.

II. DURANTE LA II REPÚBLICA

El historiador Pedro Oliver describe que a requerimiento del PSOE, el Ayuntamiento de la ciudad en 1931, contrajo un empréstito de 500.000 pesetas para reducir el paro, con la construcción de viviendas, escuelas y obras de alcantarillado.

El uno de mayo de 1931, se convocó desde la Casa del Pueblo una jornada de paro total, cierre de comercios y manifestación por las calles de Albacete, en un ambiente más festivo que reivindicativo, marchando con sus distintos estandartes republicanos, socialistas, comunistas, y sociedades obreras. En aquellos días Antonio Fabra Ribas y Rodolfo Viñas Arcos (ambos del PSOE) eran elegidos para las Cortes Constituyentes.

Dos meses después, el 19 de julio de 1931 se presentaba en el Teatro Circo el Congreso Provincial de Sociedades Obreras, bajo el impulso del socialismo sindical y también político del PSOE, abarcando a un total de 15.000 cotizantes. El 30 de septiembre los socialistas se manifestaron en huelga contra la política del alcalde azañista Virgilio Martínez Gutiérrez, al considerarla autoritaria, ahondando así la división entre republicanos y socialistas.

 

Los Jurados Mixtos de Trabajo, creados durante la Republica, conllevaron un espacio de entendimiento y arbitraje entre obreros, jornaleros y la patronal; favoreciendo la inspección y minorando los abusos conformados por profesionales del mundo del derecho. En el caso de Albacete, el Jurado Mixto de Trabajo Rural contó entre sus representantes, a personas simpatizantes radical-socialistas, como Pedro Casciano o Victorio Montes.

Desde noviembre de 1933, tanto PSOE como UGT y Juventudes Socialistas crearon una Comisión Mixta para preparar comités revolucionarios provinciales de cara a una posible huelga general más reivindicativa. Al frente del comité albaceteño figuraba el caballerista Antonio Iturrioz.

A nivel nacional el PSOE y la UGT, impulsaron una huelga general a principios de octubre de 1934 y que revistió en Asturias caracteres de algarada revolucionaria. En Albacete, tras la huelga que sin embargo no fue muy seguida, la represión gubernamental se cebó con socialistas y comunistas (especialmente Juventudes) lo que provocó un acercamiento de sus posiciones políticas y electorales. Ambos partidos crearon un Comité de Socorro para atender a aquellos compañeros presos y sus familias. La historiadora Rosa Maria Sepúlveda Losa, en su extenso y concluyente trabajo Republicanos tibios, socialistas beligerantes (Instituto de Estudios Albaceteneses, 2003) describe -pag. 248- que:

En Albacete se ayudó a varias personas, siendo una de ellas la viuda del villarrobledense Antonio Marván; además de correr con los gastos de los abogados de la defensa de los encausados y del mantenimiento de la oficina jurídica de Albacete. No obstante, a pesar de los donativos y de que en algunos actos políticos desarrollados en el otoño de 1935 y en la campaña electoral de febrero de 1936 se recogieron fondos para auxiliar a los presos y a sus familias, éstos resultaron insuficientes provocando que muchas de ellas vivieran en la miseria al no tener ingresos económicos por estar los hombres en las cárceles

Durante el Bienio Radical-Cedista o bienio negro (1933-36) se desataron las profundas divisiones en el socialismo, a raíz de la cercanía – colaboración o no, con los republicanos de la izquierda burguesa, azañistas principalmente. Se dirimía una ruptura con la burguesía republicana y un acercamiento a las vías revolucionarias para hacerse con el poder político. En este escenario el viejo líder socialista Julían Besterio representaba una franja en el centro de dos posturas: los seguidores de Largo Caballero (el “Lenin español”) más a la izquierda (junto a la línea sindical del PSOE y de Juventudes Socialistas) y los partidarios de Indalecio Prieto, más moderado, que buscaba un entendimiento con Azaña para alcanzar el gobierno. Igualmente Rosa Sepulveda recoge -pag 71 a74- en su investigación que:

El PSOE albacetense había conseguido una articulación fuerte, una organización interna democrática y un alto número de comités y afiliados, distribuidos por toda la provincia. Había adquirido las características de un partido de masas. Celebraba congresos periódicos donde discutía problemas y orientaciones ideológicas y de estrategia. Esta amplia y dinámica organización le permitió obtener buenos resultados electorales. Logró un promedio del 30% de los votos en las tres elecciones a Cortes que le dieron dos parlamentarios en las dos primeras y uno en las del Frente Popular, las alcaldías de seis pueblos y tres diputados provinciales en 1931. Existían tres tendencias dentro del partido que se aprecian también en el albacetense, lo cual produjo reiteradas tensiones internas a lo largo del período. …

Su radicalización se aprecia a partir de la primavera de 1933 cuando propugna romper la colaboración con los republicanos de izquierdas y caminar hacia de una república socialista. En el primer bienio se impusieron estas dos últimas posturas que expresaban sus deseos de colaborar con el gobierno republicano, pero en la primavera de 1933 los “caballeristas” propusieron la ruptura, produciéndose un enfrentamiento que fue radicalizándose hasta el inicio de la guerra.

Ello va a significar el inicio de un enfrentamiento entre los seguidores de Besteiro, mucho más moderados, y los izquierdistas. En Albacete, pertenecían a estos últimos las Juventudes Socialistas y destacados líderes del partido como José María Vaquero (director de Vanguardia y miembro de la Ejecutiva provincial), Marino Regidor Pradel (presidente de la Casa del Pueblo y secretario de UGT), Emilio Medina Aragón (presidente provincial).

También eran muchos los seguidores de Indalecio Prieto, como los parlamentarios albacetenses José Prat García y Esteban Martínez Hervás, Agustín Martínez (secretario provincial del partido); Eleazar Huerta Valcárcel (presidente del comité de la capital).

Una extensa nota que recoge certeramente la situación.

Para las elecciones de Febrero de 1936 se realizaron numerosos mítines organizados por el Frente Popular en la ciudad de Albacete. En concreto el 29 de diciembre de 1935, junto a José Prat, estuvo el redactor de la Constitución Republicana, Luis Jimenez de Asúa (perseguido en la dictadura de Primo de Rivera y luego objetivo de algunos falangistas), junto con Abraham González y Esteban Martínez Hervás. Pocos meses después, este militante socialista acompañó a Manuel Azaña en otro mitin, el 14 de febrero de 1936.

Tras aquellas elecciones de febrero de 1936, los militantes socialistas José Prat García y Esteban Martínez Hervás eran elegidos para las Cortes del Frente Popular. Y tras el triunfo electoral, el PSOE designó a Eleazar Huerta y Nicolás Muñoz representantes en la Comisión Provincial responsable de asignar el número de puestos de cada partido en los ayuntamientos.

En la radicalización del entorno, nacional e internacionalmente, los protagonistas fueron las Juventudes Socialistas que en su acercamiento a los comunistas hablaban (en un mitin en la Plaza de Toros de Albacete el 15 de abril de 1936, del triunfo de la revolución social.

Tras la Guerra Civil muchos militantes socialistas siguieron el camino del exilio. Citaré cuatro ejemplos del PSOE albaceteño, un gran jurista e intelectual, un maestro, un carpintero y un autodidacta perito y periodista:

-José Prat García, había sido miembro fundador de la Asociación de Abogados, asesor jurídico de la Federación Nacional de Trabajadores de la Tierra, miembro de la Comisión Revisora de la Obra Legislativa de Primo de Rivera, Oficial-Letrado del Consejo de Estado con 27 años, etc.. Pero en 1941 se exilia a Colombia, donde fundó la Casa de España. Regreso a España y fue Presidente del PSOE-Histórico.

-Vicente Pelayo González (Alcalá del Júcar, 1894 – ¿?), era natural de Alcalá del Júcar. Militante del PSOE y maestro, tuvo que exiliarse al norte de África, embarcando en el último cargero que zarpó de Alicante ya con las tropas franquistas cercándoles.

-Emilio Armero López (Albacete 1909 – Santiago de Chile, 1994) , era carpintero, afiliado a la UGT y al PSOE. Incorporado a la III Brigada Mixta “Galán” ascendiendo a Teniente, tras varios enfrentamientos en la defensa de Madrid. Exiliado a Chile, gracias a la travesía organizada por Pablo Neruda en el barco Winnipeg, en 1939.

-Esteban Martínez Hervás (Yeste, 1903 – Francia, 1989) De origen humilde y autodidacta, llegó a ser Inspector de la Exportación de Agrios, director del Semanario “La Tierra”, Presidente de la Federación Nacional de Trabajadores de la Tierra (en 1933) Diputado a Cortes y miembro de la Comisión de Agricultura, además de creador literario y periodista.

III. EL SOCIALISMO BAJO EL FRANQUISMO

Durante los primeros años del Franquismo, la oposición interna desde las filas socialistas al régimen dictatorial fue débil, como en general en toda España, más aún en una ciudad media como Albacete, falta de infraestructuras fabriles, anclada en el caciquismo rural y… estrechamente vigilada por su pasado reciente e implicación con las Brigadas Internacionales.

Fue durante el “tardofranquismo”, con la apertura y liberalización económica, la emigración a Europa y el contacto con grupos clandestinos sindicales, que empezó a organizar una tímida oposición. Movimientos vecinales, sindicales (incluso dentro del oficialismo), cristianos, etc… vertieron sus críticas desde el ideario socialista, contra el orden establecido.

Así, uno de los gérmenes del socialismo local en Albacete lo encontramos en los movimientos del cristianismo “social”, donde en los “cursillos” eclesiásticos se hablaba ya de “apertura”, a comienzos de los 70.   Con origen en aquellos cursillos y vinculados al Seminario Diocesano de Albacete se conformó el colectivo “Sagato” que, convertido en revista, vertió en la publicación críticas a la situación social y política previa a la Transición. Rafael López Cabezuelo, luego Secretario General de la UGT (diputado regional y concejal del Ayuntamiento de Albacete) formó parte de este acicate de las conciencias albaceteñas.

Los “dardos” críticos de Sagato iban dirigidos hacia el mal funcionamiento de las infraestructuras, la desastrosa construcción del Banco Central en el Altozano, la especulación urbanística de la Plaza Viren de los Llanos, cuyo edificio a pocos metros de la Catedral derruiría el Alcalde Salvador Jiménez.

Aquellos sacerdotes “contestatarios” o “subversivos”en palabras del régimen, crearon una masa crítica entre la juventud que evolucionó hacia posturas democristianas y socialdemócratas, la cual encontró el Estatuto de Asociaciones de Arias Navarro, corto para sus aspiraciones de cambio. Entre esta “masa crítica” de principios de los setenta, se encontraban varios jóvenes futuros dirigentes del PSOE.

Al tiempo que se desmantelaban las instituciones franquistas y se iban legalizando los partidos y sindicatos democráticos, el Partido Socialista Popular (o “de Interior”) fundado por Enrique Tierno Galván en 1968 y que había obtenido algunos escaños en las elecciones de 1977 se acercaba al PSOE. Javier Nart, Miquel Iceta o José Bono también procedían del PSP, que finalmente en mayo de 1978 se integró en el PSOE.

Otro ámbito de procedencia de los futuros líderes socialistas en Albacete, además del cristianismo social, o los movimientos sindicales o vecinales, fue entre las propias filas del franquismo más escorado a la izquierda, dentro de la tímida apertura de 1974, como José Herrero Arcas. También de la ADA  (Alianza Democrática Albacetense), adherida a la “Plata-junta” conocida de este modo por aunar posturas socialistas (Plataforma de Convergencia Democrática, del PSOE) y comunistas (Junta Democrática, del PC). Damián Ferrándiz y Juan Ramirez ingresaron en la militancia del PSOE después de las elecciones de 1977. Diez años después otro histórico del socialismo, Joaquin Iñiguez, también ingresaba en el PSOE, siendo nombrado Gobernador Civil de Ciudad Real en 1988.

IV. TRANSICIÓN Y DEMOCRACIA

Una España ya en transición hacia la democracia desde 1977, conformó un breve episodio de Alcaldía pre-democrática con Abelardo Sánchez. En esta etapa concejales vinculados al socialismo como Juan Ramirez o Damián Ferrándiz reclamaron con ahínco un aumento de las plazas escolares para la ciudad.

Como hemos indicado, otra línea de conformación de los futuros dirigentes del PSOE fue el asociacionismo vecinal, desde cuyas filas ingresaron en el partido desde las reivindicaciones ciudadanas en los distintos barrios. El febrero de 1977 se legalizó una de las más luchadoras: la Asociación de Vecinos “San Pedro-Mortero”. Su presidente José Meneses Alfaro, sería dos años después concejal con Salvador Jiménez, en el ámbito de Parques y Jardines, pero consiguió para su barrio la llegada de los autobuses o la extensión del alcantarillado.

Los “pactos de progreso” rubricados por Alfonso Guerra y Santiago Carrillo a nivel nacional permitieron al PSOE (con 11 concejales) gobernar el Ayuntamiento de Albacete al sumar los cinco concejales del PCE, cuya cabeza de lista fue Jesús Alemán. Las candidatura de la UCD con Pedro Romero García, también tuvo 11 concejales (y unos 700 votos mas que los socialistas), pero con este acuerdo Salvador Jimenez tomó el bastón de Alcaldía.Y así fue, con el Salón de Plenos lleno, pese a las ausencia de los viejos poderes, el 19 de abril de 1979, y después de 40 años, el socialismo regresaba democráticamente al gobierno de la ciudad. Según la normativa y por razón de su edad el Presiente de la Mesa responsable de validar el acto de constitución de la Corporación de las urnas, fue el socialista Juan Gómez Tomás, que arrastraba la experiencia de 21 años en cárceles franquistas. Y en la búsqueda del estado del bienestar, también desde el ámbito local, una de las primeras medidas socialistas fue la propuesta de la concejala Maria Angeles López Fuster: crear una plaza de Asistente Social en el Ayuntamiento de Albacete… Dejando atrás el desarrollismo, el nuevo gobierno local socialista comenzó a ordenar la ciudad con un nuevo Plan General de Ordenación Urbana.

V. CONCEJALES DEMOCRÁTICOS
PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL EN ALBACETE

Entendiendo la transición política como el conjunto de procesos políticos y sociales ocurridos desde la muerte de Franco, el 20 de Noviembre de 1975, hasta las elecciones autonómicas de 1983, en nuestra Ciudad y Provincia se vivieron con intensidad todos estos procesos, como lo pone de manifiesto el debate y contestación respecto a el Referéndum de Reforma Política del 15 de diciembre de 1976, aunque finalmente se produjera una participación y apoyo mayoritario al SI, con una abstención del 16,54% de media provincial. Aunque dicho referéndum carecía de los requisitos mínimos para ser considerado una consulta electoral – votaron emigrantes, enfermos y hasta muertos- si marcó una tendencia de los resultados de las elecciones celebradas seis meses después. Conviene recordar que en 1975 son prácticamente inexistentes las organizaciones de la oposición democrática. PSOE, PSP, Democracia Cristiana, PTE, ORT, UGT, CCOO, CSUT, CNT, no tienen ni locales clandestinos. El PC que tiene una mínima infraestructura en Villamalea y Madrigueras consigue un 41,23% y un 31,47% de abstención activa en cada una de estas localidades.

Por tanto, la conclusión sobre esta primera “consulta” de la transición es que se hizo “amañada”. Sin embargo al obligarte a contestar SI o NO a la reforma política se puso de manifiesto que la inmensa mayoría estaba a favor del cambio y solo un 2,17% apoya las tesis involucionistas, que ven en el pluralismo, las elecciones y la libertad el caos para España.

En Albacete, hasta finales del 75, no existía ningún referente identificable con el PSOE. Los antiguos militantes (veteranos, mayores) duramente perseguidos y reprimidos por el franquismo ocultaban su identidad ideológica por temor a represalias y tardaron algún tiempo en reconocer su pasado político socialista.

Por otra parte la única actividad política que se desarrollo en nuestra provincia hasta esa fecha fue, bajo la protección del paraguas eclesiástico, con los movimientos cristianos obreros y de base. Obispos como Alberto Iniesta (de Albacete) o curas como Paco García Salve (dirigente de CCOO en Madrid), que frecuentaba con cierta asiduidad la capital, ejercieron una gran influencia en un amplio sector del clero (los llamados curas obreros) y estos, a su vez, en ciertos sectores juveniles que posteriormente acabarían militando en sindicatos o partidos de izquierdas. Lógicamente los viejos militantes socialistas desconfiaban de todo lo relacionado con la iglesia. Sin embargo en el año 73, Andrés Beteta, (dirigente de CCOO durante muchos años y cura obrero de la construcción entonces) y yo coincidimos en el antiguo sindicato vertical, elegidos por los trabajadores como Enlaces Sindicales. (Es como se llamaban los actuales Delegados Sindicales).

La izquierda local y provincial sigue teniendo una gran deuda de agradecimiento con muchos de estos curas, que renunciaron a la comodidad del seminario (su rector Paco Galindo, por ejemplo) enfrentándose a la iglesia oficial, por una opción de compromiso con los trabajadores y sectores o actividades considerados de izquierdas.

Siendo ilegal la militancia política y sindical y para evitar la persecución policial y detenciones, en la Capital, se formaron dos plataformas: Alianza Democrática Albacetense (ADA) y Grupo de Obreros Albacetenses (GOA) que se reunían de forma clandestina, más o menos consentida. En estos dos grupos coincidimos políticos progresistas y de izquierdas y sindicalistas de USO, CCOO Y UGT, aunque la mayoría ocultaba su afiliación por temor a posibles infiltrados. Al GOA asistimos desde su formación Alberto Pérez Carbonell y yo, antes y depuse de estar afiliados al PSOE y UGT. Las reuniones se celebraban en un bajo comercial, convertido en iglesia, en la calle de los Donantes de Sangre. El párroco (Modesto Abad) también era un cura muy singular.

EL PSOE y la UGT, en Albacete, empezaron a tener vida orgánica a finales del 75, principios del 76. Posiblemente la primera reunión formal la celebramos en la casa (aun sin terminar de construir) de Antonio Peinado en la calle Dr. Fleming, 7. A esta reunión asistimos 10 o 12 compañeros: Antonio Peinado, Paco Delgado, José Manuel López Hernández, un compañero, que vino de Murcia para reconstituirnos, y varios miembros del grupo SAGATO (el fallecido Adolfo Ortega, Alberto y Paco Pérez Carbonell, Manuel Vergara, Manuel de Diego…) Creo que asistió también, aunque no lo recuerdo con exactitud, Javier Guerrero. Javier vino desde Andalucía a trabajar a Banesto y se decía que era el hombre de Alfonso Guerra en Albacete. De hecho, posteriormente, fue su secretario durante muchos años, hasta que sufriera un mortal accidente en un viaje a Valencia. Lo cierto es que, en torno Javier, Antonio Peinado, Paco Delgado, José Manuel López Hernández y algunos miembros del colectivo Sagato, se empezó a reconstruir el PSOE y la UGT en Albacete, aunque no recibimos el carnet de militantes hasta Junio de 1976.

Al principio de la transición solo existían dos periódicos locales: La Voz de Albacete y La Verdad. Por La Voz de Albacete pasaron varios directores, entre ellos, Jesús de las Heras (Periodista de Madrid, que posteriormente escribiría en El País). SAGATO empezó escribiendo artículos de opinión en la Voz, bajo la protección de Jesús de las eras y posteriormente en La verdad, dirigida entonces por Ramón Ferrando, un valenciano inolvidable para los que le conocimos. Ramón Ferrando, dirigiendo un medio que pertenecía a la Editorial Católica, fue un periodista comprometido con la transición y aposto decididamente por los partidos de izquierdas, enfrentándose abiertamente con el franquismo político y sociológico. Eduardo Cantos tuvo importantes enfrentamientos periodísticos con el. Con Ramón Ferrando y José Sánchez de la Rosa, la Verdad se convirtió en un nido de “rojos”, según los “fachas” del Movimiento Nacional. Lo cierto es que era el único medio de comunicación en el que se permitía un cierto nivel de crítica, burlando la censura.

A pesar del control y la persecución policial, las primeras asambleas se celebraron en un piso de la Huerta de Marzo, convirtiéndose en nuestra primera sede. Una de ellas, a la que asistió Alfonso Guerra, la tuvimos que celebrar de madrugada, por que en el merendero de las Arenas (donde cenamos) había una fuerte presencia policial, que no había forma de quitarse de encima, hasta que se cansaron de perseguirnos por toda la Ciudad. Finalmente pudimos reunirnos a las dos o las tres de la madrugada para recibir la información y consignas correspondientes, ya que en el merendero de la Arenas separaron las mesas, con un máximo de cuatro personas por mesa, y no le dejo la policía hablar en voz alta, como habíamos hecho en alguna otra ocasión.

Con el Cuerpo Superior de Policía de Albacete ( “la social”, se llamaba entonces) manteníamos un cierto nivel de permisividad y nos dejaban celebrar alguna reunión clandestina en domicilios particulares y con alguna excepción en la Librería Popular; aunque, al no existir el derecho de reunión, había que asistir o reunirse de tres en tres. El problema surgía cuando se organizaba alguna concentración o manifestación, que llamaban a los antidisturbios de Murcia y terminábamos en el Parque o Polígono de San Antón (entonces solar) tirándoles piedras, tipo Intifada. Los de Villamalea siempre venían a las manifestaciones con garrota, para defenderse de las porras y terminaban en la oscuridad del Parque repeliendo las cargas policiales.

Posteriormente nos cambiamos a la calle del Cid, edificio de la Pajarita, Feria y, finalmente, a la actual sede de Pedro Coca, comprada con préstamos avalados personalmente por algunos compañeros del Sindicato y del Partido.

La sede de la calle del Cid fue incendiada en 1977 y siempre sospechamos que fue como consecuencia de un atentado de la extrema derecha. Doce o quince años después, conversando con dos abogados, muy vinculados a la Falange, me confesaron la autoría de tal machada como una hazaña de su antigua militancia juvenil falangista.

El “cuartel general” de la precampaña y campaña de las generales del 77 lo instalamos en la planta 6ª del hotel los Llanos, por indicación directa de Alfonso Guerra, ocupando varias habitaciones. Acostumbrados a funcionar en la más absoluta penuria, no acertábamos a entender tal ostentación: ¡¡ El Partido Socialista Obrero Español instalado en el mejor hotel de Albacete!! No lo entendíamos. Con el tiempo, y a la vista de los resultados de las elecciones generales del 15 de junio, conseguimos comprender la estrategia. Hasta el 10 de febrero de 1977, que fue legalizado el Partido, los socialistas éramos ilegales y clandestinos y, por tanto dábamos más miedo que confianza. Se trataba así de salir de las catacumbas y mostrar fortaleza y normalidad democrática. Por otra parte nuestros adversarios eran “gente de bien”, incluida la candidatura del PSP (encabezada en nuestra provincia por Pepe Bono, acompañado por ilustres profesionales como Joaquín Iñiguez o Damián Ferrándiz), mientras que nuestros candidatos tenían un perfil más obrerista. Lógicamente era importante ganar la batalla de la imagen para captar el voto intelectual y de la clase media. El resultado es que el PSOE consiguió el 33,32% de los votos frente al 38,21% de la UCD, siendo elegidos dos Diputados por cada Partido: Antonio Peinado y Paco Delgado por el PSOE y José Luis Moreno García y Francisco Ruiz Risueño por la UCD. En el Senado el Socialista Andrés Picazo, fue el Senador mas votado (con 74.776 votos).

Los analistas y miembros del resto de candidaturas quedaron sorprendidos al comprobar la fortaleza del PSOE y no entendían que con unos candidatos que estaban en clara desventaja, en cuanto a imagen, con el resto de candidaturas, quedáramos a menos de cinco puntos de ganar las elecciones. Lo lógico era pensar que el partido del Gobierno, que controlaba toda la Administración y era el impulsor de la transición, se beneficiara electoralmente de la situación. No contaron las dos grandes ventajas que tenía el PSOE: Una la memoria histórica de nuestros votantes y la otra Felipe González, que desbordó la Plaza de Toros en un mitin que celebramos (Por cierto, fue amenizado por un conjunto de Balazote en el que tocaban Juan Antonio y Paco Belmonte, posteriormente Alcaldes del pueblo durante muchos años.) Aunque la UCD ganó en 54 de los 86 municipios, que tenía entonces la Provincia, el PSOE lo hizo en 26, siendo mayoritario en Albacete, Hellín y Almansa con un 53,67% en esta última Ciudad. Por el contrario perdimos en Villarobledo y la Roda, donde la UCD nos dobló en votos.

Las Elecciones del 77 se realizaron con un reducido número de militantes y el Comité Electoral lo formábamos prácticamente los mismos que nos reunimos en la casa de Antonio Peinado (de la c/ Dr. Fleming) con la incorporación de algunos veteranos como Esparcía, Ayuso, o Serapio Arteseros. Fue a partir del éxito obtenido en estas elecciones, cuando empezaron a incorporarse un gran número de militantes, consolidarse el Partido y la UGT como el referente socialista de la Provincia.

Dado el descalabro electoral sufrido por el PSP en la Provincia y en el resto de España se inicia un largo y, en algún momento muy conflictivo, proceso de fusión, por absorción, de un reducido número de militantes del PSP y otros, muy pocos, del PSOE. José Bono a nivel nacional y Juan de Dios Izquierdo a nivel local son los precursores de esta operación, que concluiría con la composición de las listas de las Elecciones Generales de 1979, encabezadas por José Bono en la candidatura del Congreso. Algunos militantes y parte importante de la dirección del Partido se resisten a ceder protagonismo y poder a los que fueron nuestros adversarios más directos en las elecciones del 77. Después de varios meses de negociación y algunos conflictos (fundamentalmente en la Manchuela y Albacete capital) se produjo “oficialmente” la fusión a nivel Nacional y la integración a nivel Provincial. Esta operación supuso obtener un 38,79% de votos, frente a un 39,04% de la UCD. O dicho de otra forma

65.463 votos el PSOE y 65.883 votos la UCD. Esta, posiblemente, ha sido la mayor crisis que ha sufrido el Partido a lo largo de su historia, en Albacete, y sin embargo salimos fortalecidos, como se demostró en las Elecciones Generales del 79 y sobre todo en las del 82.

En las elecciones Municipales del 3 de Abril de 1979 consolidamos nuestra presencia institucional al conseguir gobernar el Ayuntamiento, con Salvador Jiménez como Alcalde y la Diputación Provincial, con Juan Francisco Fernández. En el Ayuntamiento el PSOE consiguió 11 Concejales, los mismos que la UCD y el PC 5. En la Diputación 12 Diputados la UCD, 10 el PSOE y 2 el PC. Al producirse un empate entre los Diputados de centroderecha y los de izquierda, la Ley contemplaba que la presidencia debía recaer en el Diputado de mayor edad. Esta circunstancia nos llevo a que el primer Presidente de la Diputación, durante unos meses, fuera Estanislao Valero, concejal socialista de la Recueja y Alcalde de este Pueblo durante la Segunda República. Estanislao, además de ser muy mayor, tenía problemas auditivos. En la toma de posesión del cargo de Presidente, después de preguntarle varias veces el Secretario de la Corporación si “juraba o prometía” cumplir la Constitución, etc. etc.…, acabo prometiendo “ser fiel y leal al Gobierno de la República, legalmente constituido, y a los principios que lo inspiran”.   Meses después se llegó a un acuerdo con la UCD, cediéndoles la vicepresidencia 1ª, que permitió a Juan Francisco ser el Presidente de la Diputación durante 16 años.

Estos, y otros muchos episodios que omito, forman parte de nuestra pequeña historia local y sirvieron para convertirnos en el referente de una mayoría de hombres y mujeres, que han confiado en el PSOE la solución de su problemas y aspiraciones. Posiblemente, para algunos, todo lo conseguido ha sido insuficiente. Para otros: que han sabido valorar el logro de la Universidad, disfrutar de una sanidad para todos de la máxima calidad, una educación primaria y secundaria obligatoria para todos, ayuda y asistencia social para los más necesitados, nuevas infraestructuras de todo tipo y un progreso socioeconómico desconocido hasta que empezamos a gobernar los socialistas, el PSOE seguirá siendo su única esperanza. Y sobre todo podemos sentir la satisfacción de haberlo hecho con honradez, sin tener que lamentar ningún caso de corrupción política, que es lo que más debe repugnar a un socialista.

Hoy, como ayer, se trata de “volver a los valores no desfigurados del socialismo”, que diría Mijail Gorbachov. Pero para esta tarea solo sirven los generosos y los que anteponen el interés común al propio. Los que se incorporan al partido para servir a la sociedad y no para servirse así mismo. Los que han demostrado con hechos, y no con palabras, que son fiables y merecedores de la confianza depositada en nuestro Partido, desde su creación, por millones de ciudadanos y ciudadanas. Como he dicho en muchas ocasiones: Se pueden perder elecciones, pero no la cabeza ni la dignidad. Porque el futuro siempre es mejor. En todo caso siempre nos quedara la utopía de Ernst Bloch y su principio de la esperanza.

Fuentes bibliográficas para el estudio del SOCIALISMO en Albacete

Todos estas obras se encuentran en la Biblioteca del Instituto de Estudios Albacetenses. Los enlaces, en orden alfabético, llevan directamente a las páginas referidas al PSOE.

Por Antonio Caulín Martinez

Albacetenses ilustres.

Bravo Castillo, Juan — 1986

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000040270&page=162&search=PSOE&lang=es&view=mono

Albacete en transición. El Ayuntamiento y el cambio político, 1970-1979.

Martín García, Oscar J. — 2006

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000040171&page=21&search=PSOE&lang=es&view=mono

Alcalá del Júcar : Piedra, tierra, agua y sus gentes.   López Sanz, Gregorio (coord.) — 2014

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000001750&page=509&search=PSOE&lang=es&view=mono

Artemio Precioso Ugarte (1917-2007) : La lealtad y el entusiasmo.

Bigues, Jordi — 2018

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000060737&page=71&search=PSOE&lang=es&view=mono

A Tientas con la democracia: movilización, actitudes y cambio en la provincia de Albacete, 1966-1977.   Martín García, Oscar J. — 2008

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000021565&page=108&search=PSOE&lang=es&view=mono

Bibliografía de las Brigadas Internacionales y de la participación de extranjeros a favor de la República (1936-1939).

Rodríguez de la Torre, Fernando — 2006

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000000032&page=61&search=PSOE&lang=es&view=mono

Las Brigadas Internacionales a través del cómic: 1977-2012.

Arjona Márquez, Ángel Luis — 2014

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000001756&page=52&search=PSOE&lang=es&view=mono

Calzados Coloma: Empresa pionera del fordismo español.

Galán Carretero, Aurora — 2014

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000001763&page=152&search=PSOE&lang=es&view=mono

El conflicto del agua en la cuenca del Segura. Utilización de la influencia política.

Gil López, Joaquin — 2013

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000000070&page=613&search=PSOE&lang=es&view=mono

Congreso de Historia de Albacete. IV: Edad Contemporánea.

Pretel Marín, Aurelio (Dir.) — 1984

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000010082&page=79&search=PSOE&lang=es&view=mono

II Congreso de Historia de Albacete. IV: Edad Contemporánea.

Panadero Moya, Carlos (Coord.) — 2002

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000010102&page=24&search=PSOE&lang=es&view=mono

Control y negociación : los jurados mixtos de trabajo en las relaciones laborales republicanas de la provincia de Albacete (1931-1936) .

Oliver Olmo, Pedro — 1996

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000021673&page=11&search=PSOE&lang=es&view=mono

Del afianzamiento del republicanismo a la sublevación militar. Albacete 1931-1936.

Sepúlveda Losa, Rosa María — 2005

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000010844&page=38&search=PSOE&lang=es&view=mono

De la república, la guerra, la represión , la resistencia…: recuerdos y notas personales.   San José López, Ezequiel — 2003

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000021560&page=112&search=PSOE&lang=es&view=mono

Dinámicas sociales del paisaje en el campo de Albacete: Tesis Doctoral.

Rodríguez García, José Luis — 2015

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000028622&page=527&search=PSOE&lang=es&view=mono

Las elecciones de la consolidación democrática en Castilla-La Mancha: Albacete, 1983-1987.   Izquierdo Collado, Juan de Dios — 1993

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000021620&page=5&search=PSOE&lang=es&view=mono

Las elecciones de la transición en Castilla-La Mancha. I .

Izquierdo Collado, Juan de Dios — 1984

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000013404&page=7&search=PSOE&lang=es&view=mono

Las elecciones de la transición en Castilla-La Mancha. II .

Izquierdo Collado, Juan de Dios — 1984

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000013405&page=7&search=PSOE&lang=es&view=mono

El exilio intelectual de Albacete. 7-30/4/2016

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000040280&page=34&search=PSOE&lang=es&view=mono

Historia y evolución de la prensa albacetense (1833-1939).

Sánchez Sánchez, Isidro — 1985

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000040266&page=64&search=PSOE&lang=es&view=mono

Homenaje a Miguel Rodríguez Llopis .   2004

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000010098&page=290&search=PSOE&lang=es&view=mono

Las instituciones de atención social al menor en la ciudad de Albacete.

Martínez-Gómez Simón, Luis Miguel — 2002

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000013411&page=500&search=PSOE&lang=es&view=mono

La insurrección de octubre de 1934 en la provincia de Albacete.

Carrión Íñiguez, José Deogracias — 1990

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000021598&page=13&search=PSOE&lang=es&view=mono

Lucha por la libertad: la lucha contra la dictadura franquista en tierras manchegas.

Esteban Garví, Antonio — 2006

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000021562&page=236&search=PSOE&lang=es&view=mono

Maquis y resistencia en la Sierra de Alcaraz y el Campo de Montiel (1946-47).

Pretel Marín, Aurelio — 2014

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000010075&page=13&search=PSOE&lang=es&view=mono

Mateos : Un siglo de humor gráfico en Albacete. Molina Gómez, Juan Francisco — 2014

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000001759&page=180&search=PSOE&lang=es&view=mono

Memoria de una lealtad: (Conversaciones con José Prat).

Gómez Flores, Andrés — 1986

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000028625&page=135&search=PSOE&lang=es&view=mono

Partidos, elecciones y élite política en la provincia de Albacete, 1931-1933.

Requena Gallego, Manuel — 1991

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000021602&page=160&search=PSOE&lang=es&view=mono

Refugios antiaéreos en Albacete : (Memoria para la paz).

Selva Iniesta, Antonio — 2000

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000000080&page=52&search=PSOE&lang=es&view=mono

Republicanos tibios, socialistas beligerantes. La república social inviable. Albacete 1933-1936.       Sepúlveda Losa, Rosa María — 2003

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000040157&page=40&search=PSOE&lang=es&view=mono

Sagato, Jóvenes por el cambio. Cultura y opinión pública durante la transición en Albacete (1976 – 1979).   Alejandro León Casas, Javier — 30/10/2013

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000001761&page=33&search=PSOE&lang=es&view=mono

Los Sucesos de Yeste (Mayo, 1936). Requena Gallego, Manuel — 1983

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000000054&page=118&search=PSOE&lang=es&view=mono

La Transición que no fue : los proyectos revolucionarios y franquistas en la provincia de Albacete, 1975-1982. Molina García, Sergio — 2017

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000060730&page=12&search=PSOE&lang=es&view=mono

XXV años de historia social y económica en Albacete, 1977-2002.

Selva Iniesta, Antonio (Coord.) — 2003

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000040220&page=64&search=PSOE&lang=es&view=mono

Villamalea : retazos de historia y de la vida de sus gentes.

Cano Valero, José (Coord.) — 2017

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000060732&page=428&search=PSOE&lang=es&view=mono

Yeste durante la II República : modernización política y conflictividad social, 1931-1936. Requena Gallego, Manuel — 2006

http://pandora.dipualba.es/viewer.vm?id=0000040216&page=11&search=PSOE&lang=es&view=mono